FANDOM


¿Eres docente o facilitador virtual y no sabes cómo hacer la planificación de tu entorno de aprendizaje? Al igual que con los cursos presenciales, planificar el entorno virtual de aprendizaje (EVA) es de suma importancia para el éxito del proceso enseñanza-aprendizaje. Editar

Tanto los docentes/facilitadores virtuales como sus estudiantes se ven beneficiados al contar con una planificación que incluya al menos estos 4 elementos: objetivos, contenido, actividades didácticas y evaluación.

A continuación encontrarás 4 sencillos pasos para planificar tu EVA:

Paso 1: Redacta los objetivos de aprendizaje. Editar

Para el docente/facilitador, los objetivos de aprendizaje son el punto de partida de toda la planeación didáctica y para los estudiantes representan una guía de los resultados que se espera que logren luego de completar el curso.

Procura que la redacción de los mismos sea clara y concisa. Inicia con un verbo en infinitivo y añade el objeto de estudio y una condición sobre la cual pueda evaluarse si se ha cumplido o no el objetivo de aprendizaje. Por ejemplo: al finalizar el curso de comunicación efectiva, los estudiantes serán capaces de reconocer diferentes preferencias de comunicación, de acuerdo con el modelo de los 4 estilos sociales.

Paso 2: Define los contenidos clave que deben adquirir los estudiantes. Editar

Luego de consultar y analizar diferentes referencias bibliográficas, selecciona el contenido clave para que los estudiantes logren los objetivos de aprendizaje. Recuerda que la información está al alcance de tus estudiantes, en lugar de abarcar una gran cantidad de temas de manera muy breve y puntual, enfócate en desarrollar de manera profunda algunos pocos temas cruciales.

Estructura dichos temas agrupándolos en unidades y secciones para favorecer el aprendizaje de tus estudiantes.

Paso 3: Selecciona las actividades didácticas que utilizarás para desarrollar los contenidos. Editar

Las actividades didácticas responden al cómo del proceso enseñanza-aprendizaje; un mismo contenido puede ser enseñado y aprendido de distintas maneras, algunas más efectivas que otras.

Tomando en cuenta los contenidos clave y sobre todo los objetivos de aprendizaje planteados, investiga y decide cuáles son las actividades didácticas más efectivas para que los estudiantes logren dichos objetivos.

Paso 4: Determinar de qué manera evaluarás el logro de los objetivos de aprendizaje. Editar

Existen 3 tipos de evaluación: diagnóstica, formativa y sumativa. La evaluación diagnóstica permite identificar un punto de partida en el proceso enseñanza-aprendizaje y determinar cuáles son las mayores oportunidades de mejora respecto a los objetivos de aprendizaje planteados.

Tanto a los docentes/facilitadores como a los estudiantes, la evaluación formativa les permite corroborar si durante el proceso se están logrando o no los objetivos de aprendizaje y cuáles correctivos es necesario realizar.

La evaluación sumativa se utiliza para emitir un puntaje final como constancia de aprobación del curso y de que los estudiantes han logrado los objetivos de aprendizaje.